Cuentos Populares (I). Estudio y La memoria de los cuentos

El cuento popular es una narración tradicional breve de hechos imaginarios que se presenta en múltiples versiones, que coinciden en la estructura pero difieren en los detalles, y obviamente, los autores son desconocidos en la mayoría de los casos (aunque puede que se conozca quien lo recopiló). Tiene 3 subtipos: los cuentos de hadas, los cuentos de animales y los cuentos de costumbres. El mito y la leyenda son también narraciones tradicionales, pero suelen considerarse géneros autónomos (un factor clave para diferenciarlos del cuento popular es que no se presentan como ficciones).

De hecho, si deseamos profundizar sobre los cuentos populares, sus características, beneficios pedagógicos, las clases así como algunos relatos, podemos consultar este interesante estudioLos cuentos populares o la tentativa de un texto infinito.

Por otro lado, se presenta el documental La memoria de los cuentos, que nos habla del valor de los cuentos como parte de la cultura tradicional y popular española. Cuentos que se han trasmitido oralmente durante siglos en el seno de la familia, la vecindad y la tertulia campesina. Un patrimonio que ha llegado a nosotros debilitado, pero que formó a generaciones, a través de un saber popular no siempre bien valorado.

Para ello, el equipo que ha realizado el documental, dirigido por José López Linares, se desplaza a numerosos lugares de la geografía española para entrevistar a los que se podrían considerar la última generación de narradores orales, expresándose cada uno en su lengua local.

Se reúnen así testimonios de cuentos en castellano, gallego, vasco, menorquín o castuo. También hablarán en el documental especialistas o amantes de esta tradición como Joaquín Díaz, José María Merino, José Manuel de Prada y el propio guionista del documental, Antonio Rodríguez Almodóvar.

 

Recursos:

http://es.wikipedia.org/wiki/Cuento#Cuento_popular_y_cuento_literario

http://edit.um.es/library/docs/books/Los%20cuentos%20populares%20o%20la%20tentativa%20de%20un%20texto%20infinito.pdf

http://www.rtve.es/television/20110318/tradicion-cuentos-populares-esta-semana-imprescindibles/417780.shtml

http://www.rtve.es/alacarta/videos/programa/documental-libro-trae-memoria-cuentos-30-historias-contadas-ultimos-narradores-orales/776270/

 

Anuncios

El elefante bromista. El día del cuento en clase (II)

El elefante bromista

Había una vez una selva en la que vivían muchos animales. Cerca de una charca, la única en muchos kilómetros a la redonda, vivía un elefante. Era muy bromista. Montaba guardia paseando con largos y pausados pasos alrededor de la charca y le gustaba salpicar a los otros animales cuando se acercaban a beber. Eso hacía que no tuviera amigos porque los demás no entendían sus bromas y se marchaban enfadados.

El león, que era el jefe, reunió al resto de los animales en un claro del bosque para encontrar una solución.

Pensaron que, como el elefante era bromista, debían gastarle alguna broma. Después de mucho pensar se les ocurrió una idea. Es sabido que los elefantes se asustan con los ratones. Así pues, entre todos elaboraron un plan y se fueron a la charca en busca del elefante.

El ratón, con sus pasos cortos y rápidos, se acercó a la charca con precaución. El elefante, sin darse cuenta, seguía caminando con sus largos pasos. El ratón se acercó más y cuando el elefante se dio cuenta, se sumergió en la charca. Los demás animales se acercaron rápidamente a beber. Cuando saciaron su sed, el ratón se fue y el elefante salió del agua. Esta operación se repetía un día tras otro hasta que, finalmente, los animales decidieron escarmentar al elefante.

Éste estaba como siempre guardando la charca, y cuando apareció el ratón, el elefante se sumergió, sólo que esta vez, el ratón permaneció a la orilla de la charca. El elefante asomaba la cabeza, pero al ver al ratón, se sumergía de nuevo.

De este modo pasaron varias horas, tantas que el elefante comprendió que no se podían gastar bromas pesadas y pidió perdón a los otros animales. Éstos le perdonaron y se hicieron amigos. Todos juntos convivieron en paz y armonía y se divirtieron con el elefante bromista.

14005960_s

Recursos: “El cuento para el desarrollo de la fantasía y la imaginación de los niños de Educación Infantil”. Marta Rivas Ramos. Profesora de Educación Infantil.

El desarrollo de la inteligencia emocional a través de los cuentos

La inteligencia emocional es considerada como la habilidad esencial de las personas para atender y percibir los sentimientos de forma apropiada y precisa, la capacidad para asimilarlos y comprenderlos adecuadamente y la destreza para regular y modificar nuestro estado de ánimo o el de los demás.

Esta habilidad para manejar emociones de forma apropiada se puede y debe desarrollar desde los primeros años de vida ya que las emociones se expresan desde el nacimiento, un niño amado, acariciado, será un niño con confianza en sí mismo, un niño seguro. La educación no sólo contempla aspectos intelectuales y rendimiento escolar, actualmente se esta poniendo énfasis al desarrollo de habilidades emocionales y la autoestima, es decir, la educación de los sentimientos, la valoración de sí mismos.

Las personas con inteligencia emocional:

  • Aprenden a identificar sus propias emociones.
  • Manejan sus reacciones emocionales identificando maneras adecuadas de expresarlas.
  • Desarrollan una aceptación incondicional de sí mismos y de los demás.
  • Desarrollan el autocontrol y la empatía: ponerse en el lugar del otro.
  • Desde pequeños aprenden que existen distintos tipos de situaciones y que cada una les exigirá unas u otras respuestas: Resolución de problemas.

En este aspecto, los cuentos son un instrumento fundamental para el desarrollo de la inteligencia emocional:

  • Los cuentos permiten al niño conocer otras vidas, que, de alguna manera, acaban haciendo suyas.
  • Los cuentos ayudan al niño a identificar y comprender mejor los sentimientos tanto propios como ajenos: el miedo, el dolor, el asco, la alegría, la pérdida de algo o de alguien…
  • Los cuentos desarrollan la sensibilidad del niño para ponerse en el lugar de otro y tratar de comprenderlo.
  • Los cuentos ofrecen distintas estrategias para la solución de problemas.
  • Los cuentos le sirven al niño para liberar frustraciones y ansiedades. En este sentido, los cuentos populares, como dice Bruno Bettelheim, juegan un papel catalizador de los miedos infantiles, ayudando al niño a librarse de sus propios fantasmas.

EDUCACIÓN EMOCIONAL A TRAVÉS DEL CUENTO

14259833_s

Recursos:

Declaración Universal de los Derechos de los Niños a Escuchar Cuentos

  1. Todo niño, sin distinción de raza, idioma o religión, tiene derecho a escuchar los cuentos más hermosos de todas las tradiciones orales de los pueblos, especialmente aquellos que estimulen su imaginación y su capacidad crítica.
  2. Todo niño tiene pleno derecho a exigir que sus padres le cuenten cuentos a cualquier hora del día. Aquellos padres que sean sorprendidos negándose a contar un cuento a un niño, no sólo incurren en un grave delito de omisión culposa, sino que se están autocondenando a que sus hijos jamás les vuelvan a pedir otro cuento.
  3. Todo niño que por una u otra razón no tenga a nadie que le cuente cuentos, tiene absoluto derecho a pedir al adulto de su preferencia que se los cuente, siempre y cuando éste lo haga con amor y ternura, que es como se deben contar los cuentos.
  4. Todo niño tiene derecho a escuchar cuentos sentado en las rodillas de sus abuelos. Aquellos que tengan vivos a sus cuatro abuelos podrán cederlos a otros niños que, por diversas razones, no tengan abuelos que se los cuenten. Del mismo modo, aquellos abuelos que carezcan de nietos están en libertad de acudir a escuelas, parques y otros lugares de concentración infantil donde, con entera libertad, podrán contar cuantos cuentos quieran.
  5. Todo niño está en el derecho de saber quiénes son José Martí, Hans Christian Andersen, Elena Fortún, Lewis Carroll, Elsa Bornemann, Carlo Collodi, Gloria Fuertes, María Elena Walsh, entre otros. Las personas adultas están en la obligación de poner al alcance de los niños todos los libros, cuentos y poemas de esos autores.
  6. Todo niño goza a plenitud del derecho a conocer las fábulas, mitos y leyendas de la tradición oral de su país.
  7. El niño tiene derecho a inventar y contar sus propios cuentos, así como modificar los ya existentes, creando su propia versión. En aquellos casos de niños muy influidos por la televisión, sus padres están en la obligación de descontaminarlos conduciéndolos por los caminos de la imaginación de la mano de un buen libro de cuentos infantiles.
  8. El niño tiene derecho a exigir cuentos nuevos. Los adultos están en la obligación de nutrirse permanentemente de nuevos relatos, propios o no, con o sin reyes, largos o cortos, Lo único obligatorio es que éstos sean hermosos e interesantes.
  9. El niño siempre tiene derecho a pedir otro cuento, y también a pedir que le cuenten un millón de veces el mismo cuento.
  10. Todo niño, por último, tiene derecho a crecer acompañado de las aventuras de Alicia y el lobo, del “Tío Tigre y Tío Conejo”, de aquel burrito que se llamaba Platero, del gato que tenía unas botas de siete leguas, del colorín colorado de los cuentos y del inmortal “Había una vez…”, palabras mágicas que abren las puertas de la imaginación en la ruta hacia los sueños más hermosos de la niñez.

NOTA: Este manifiesto, recopilado y adaptado aquí por la Red Internacional de Cuentacuentos (RIC), circula de modo anónimo entre los cuentacuentos latinoamericanos desde hace varias décadas. Apareció publicado por primera vez en Venezuela en los años 70 del siglo pasado, y existen múltiples variantes españolas, colombianas, cubanas, argentinas y mexicanas.